Caminante

Hace unos días, con mi gurú filosófico hablamos de cuestionarnos; de qué está bien y qué está mal; de la coherencia, o falta de la misma, entre lo que algunos dicen y piensan, hacen y transmiten; de cómo hacer para vivir una vida llena de nada.

Éste no es más que un momento de reflexión. Se me dificulta la transcripción de tantos pensamientos, pues no hay palabras para describirlos, no hay formas concretas ni respuestas correctas. Es la vida quien me presenta los concurrentes cuestionamientos a través de hechos, de personas, de conversaciones, de momentos que ocurren a lo largo de mi vida. Por momentos creo llegar a una conclusión pero si llegase a la conclusión entonces no seguiría viva porque creo que de esto se trata mi vida: de cuestionarme, de llegar a lo profundo de las cosas (sobre todo de las personas), de buscar y tal vez nunca encontrar pero seguir buscando porque en la búsqueda están las respuestas, de abrir los ojos, las orejas y todos mis sentidos para desplegar mis alas y volar.

Creo en alguna otra vida haber sido un ave que ha dejado sus plumas por diferentes partes del mundo y ahora vengo acá a recolectar aquellas plumas para reconstruir mis alas y volver a volar, y tal vez con cada búsqueda encuentro alguna y seguramente para mi hallazgo se requiera el mayor amor del Universo porque estoy convencida que sin amor no se puede vivir y sin amor no habrían hallazgos ni creaciones ni plumas ni aves ni seres humanos ni planetas donde habitar pero no lo sé, no dejan de ser más que cuestionamientos que ocurren en mis circuitos neuronales y llevo conmigo a donde sea. ¿Está bien? ¿Está mal? ¿Quién sabe? ¿Y quién podrá decirme si es correcto o incorrecto? Entonces utilizo mi propio juicio, acompañado de experiencias. Y así vivo. Una vida en base a pruebas y errores. Pruebas que enfrento y errores que cometo para comprender, atravesar y crecer. Entonces “qué está bien y qué está mal” son preguntas que llevaré siempre conmigo y con estas preguntas adentro descubro que las vidas son múltiples, mi vida tiene múltiples vidas por vivir. Cuales quiera yo utilizar. Hoy me cuestiono. Y así vivo. Siendo ésta, con amor, mi raison d’étre.

¿Cómo hacer para vivir una vida llena de nada? Viviendo. No hay camino. Yo camino por donde quiera. Viviendo una vida llena de nada. O llena de todo si así lo deseo. Como decía Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

image2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s